Semana 1

Aprendiendo las diferencias

La familia a la que pertenecemos, con las costumbres, las tradiciones y la forma de vida que nos ha legado, es el principio de nuestras diferencias. Además, cada persona tiene una forma de ser que la hace única. Estas diferencias nos convierten en personas inigualables e interesantes.

Semana 2

El cuerpo también habla

Las situaciones que nos provocan ira, alegría, tristeza, miedo o sorpresa pueden ser diferentes. Por ejemplo, la misma canción puede provocar nostalgia o tristeza en una persona y, en otra, alegría y hasta ganas de bailar.

Semana 3

Descubriendo cosas en común

Cuando platicamos con nuestros compañeros, a menudo descubrimos que tenemos cosas en común: gustos —como una película o canción—, actividades, opiniones, aspiraciones para cuando seamos adultos, etcétera.

Semana 4

Autoestima

La autoestima consiste en identificar y valorar nuestras capacidades, potencialidades, limitaciones y contribuciones a la sociedad más allá de lo que piensen o digan los demás.

Semana 5

Formando comunidad

¿Ustedes se han dado cuenta de que vivimos en comunidad? La primera comunidad a la que llegamos es nuestra familia, cuando nacemos. Además de que nos cuidan, en ella aprendemos a convivir, a ser solidarios, a ayudar a los demás y a cooperar con las tareas de la casa.

Semana 6

Autocontrol

El autocontrol es la capacidad que nos permite responder de forma adecuada a nuestras emociones y no dejar que sean éstas las que nos controlen a nosotros. Muchas veces, si tenemos emociones como enojo o tristeza y dejamos que éstas controlen lo que decimos o hacemos, lo más probable es que reaccionemos de una forma que después nos parecerá desagradable o nos causará arrepentimiento.

Semana 7

Gratitud

La gratitud es el reconocimiento que hacemos a alguien por algo que hizo por nosotros; es una fortaleza humana, porque significa que tomamos en cuenta y sabemos reconocer el esfuerzo que otros hacen por nosotros. En muchas ocasiones, estas acciones son el empujoncito que necesitábamos para superar una dificultad, salir adelante o ser felices.

Semana 8

Me adapto al cambio

Todos hemos vivido cambios emocionantes en nuestra vida, pero la adapta-ción a nuevos espacios, personas, o formas de hacer las cosas puede suscitar un sinfín de emociones en nosotros. Asombro, temor, ansiedad, tristeza, alegría, ira e incluso sensación física de malestar son algunas de las reac-ciones que sufrimos al principio de los cambios,pero conforme nos adap-tamos éstas disminuyen de intensidad.

Semana 9

Comunicación de sentimientos

Un sentimiento es un conjunto de emociones que nombramos de forma particular y que provoca un estado de ánimo especial. Comunicar nuestros sentimientos a los demás nos permite establecer relaciones cercanas con ellos.

Semana 10

Aceptar a todos por igual

Cuando aceptamos a las personas tratamos de admitirlos de manera volun- taria. Es decir, la aceptación nos permite tener una actitud favorable para interactuar, colaborar y divertirnos con los demás en distintos espacios — como la escuela, el parque o el mercado— y en diversas actividades, como hacer la tarea, jugar o comprar algo.

Semana 11

El superpoder de cada persona

Conocernos es reconocer las cualidades, los valores, las aficiones, las habi- lidades, los sentimientos y las dificultades que tenemos para hacer algunas cosas. El proceso de autoconocimiento nos permite tomar decisiones y dirigir lo que hacemos hacia lo que nos gusta y nos sale mejor, pero, sobre todo, nos ayuda a valorarnos como seres humanos únicos y especiales.

Semana 12

Cuidar al otro

¿Sabías que cuidar de otros es parte de la habilidad que se conoce como empatía? La empatía consiste en imaginar lo que los demás piensan o sien- ten y responder a ello de manera compasiva. Para actuar con empatía, an- tes de ejecutar cualquier acción hay que pensar cómo podría afectar a los demás. Si todos llevamos a cabo este proceso de reflexión constantemente, podremos cuidarnos unos a otros. 

Semana 13

Conversación

Conversar es algo que disfrutamos; nos permite conocer mejor a personas con quienes pensábamos que no teníamos nada en común y hacer nuevos amigos. Una conversación es un diálogo recíproco entre dos o más perso- nas en el que cada una expresa sus ideas o emociones; puede hacerse de forma oral o escrita.

Semana 14

Cooperación

Cooperar significa trabajar con otras personas para lograr algo en común. Muchas de las cosas que tenemos como sociedad no hubieran sido posibles sin un esfuerzo conjunto. Para obtener logros en cualquier espacio —la casa, la escuela, la colonia— se requiere la cooperación de diversas personas: debe haber trabajo colaborativo. Por ejemplo, pensemos en la organización de la fiesta de una colonia o de una reunión navideña con la familia. 

Semana 15

Construir la confianza

La confianza nos ayuda a relacionarnos con las personas de forma positiva y provechosa. Cuando podemos confiar en alguien, nos sentimos seguros y valorados. Eso nos permite crecer, aprender mejor y construir nuestro futuro. Las personas que nos escuchan apoyan y están siempre cuando las necesitamos son personas confiables. La confianza no surge espontánea-mente, sino que se construye con nuestros actos.

Semana 16

Asertividad

Quien es asertivo dice de forma clara y honesta lo que piensa y siente, pero sin dejar de cuidar del otro. Esta cualidad nos lleva a expresar sin rodeos aquello con lo que no estamos de acuerdo, esperando que el otro también nos trate con dignidad y respeto. Ser asertivo significa no ofender ni ser agresivo con los demás. Para relacionarnos con otras personas, debe- mos saber escuchar y responder a sus necesidades e intereses, sin descuidar por ello los nuestros.

Semana 17

Identificar los problemas

Los problemas son parte de la vida y la convivencia. Se pueden presentar por situaciones imprevistas o por mala comunicación. A veces tenemos diferencias y no somos capaces de ponernos de acuerdo; otras veces tenemos conflictos porque todas las partes queremos un bien escaso.

Semana 18

El interés por el otro

El interés por otra persona nace de la importancia que le damos y de nuestra capacidad de sentir empatía y afinidad con ella.

Cuando conversamos con alguien, aunque sea un poquito, podemos darnos cuenta de que tenemos ciertas afinidades, por ejemplo, que nos gusta jugar al mismo juego, le vamos al mismo equipo deportivo, nos gusta el mismo grupo musical o vivimos experiencias parecidas. Esto permite que nos sintamos identificados con esa persona y sintamos el deseo de ayudarla, de conocerla más, de saber qué le gusta, cómo piensa y cómo se siente.

Semana 19

Conociendo a otros

Para algunas personas, conocer a alguien o incluso iniciar una conversación puede ser muy complicado y causar ansiedad. Sentirse así es normal. Lo importante es que sepamos reconocer ese sentimiento y hagamos un esfuerzo por acercarnos a los demás.

Semana 20

Empatía

La empatía es la habilidad de identificar y entender las emociones de los demás; es, dicho de otro modo, la capacidad de ponernos en el lugar de los otros. Puede sonar un poco complicado, pero el camino para desarrollar esta habilidad comienza por reconocer e identificar nuestras propias emociones. Si lo logramos, no nos será tan difícil entender cómo se sienten las demás personas en diferentes situaciones de vida.

Semana 21

Hábitos para cuidarme

¿Sabes qué es un hábito? Un hábito es algo que en un inicio no sabemos exactamente cómo hacer, pero que aprendemos con la práctica. Los hábitos son lo que compone nuestras rutinas, como lavarnos los dientes antes de ir a dormir o preparar nuestra mochila todos los días para ir a la escuela.

Semana 22

Diversidad

¿Se han dado cuenta de que todos somos diferentes? Nuestras características específicas son propias y ninguna es igual a otra; esto nos hace seres únicos y valiosos. Además de nuestras particularidades físicas, también somos diferentes en nuestros gustos, en las habilidades que tenemos y en lo que sentimos.

Semana 23

Solución de problemas

Los problemas son parte natural de la vida y de la convivencia; lo importante es siempre tratar de solucionarlos, porque, de lo contrario, se puede volver más grande o incluso transformarse en una crisis. Para evitar este desenlace, los involucrados deben acordar una solución de manera pacífica; esto no es sencillo, porque los problemas generan molestia, incomodidad. Por eso es indispensable saber manejar nuestras emociones, calmarnos y relajarnos para adoptar una buena actitud ante la situación.

Semana 24

Dar y recibir

La retroalimentación es reconocer y señalar a otras personas lo que hicieron bien en una tarea y lo que tienen que corregir, así como poyarlas para que puedan mejorar.